El patrimonio minero, un interesante recurso turístico

Hoy en día, todos los países con un reconocido prestigio minero vuelven la vista atrás, hacia sus instalaciones mineras antiguas, desarrollando una importante labor para su reconversión y recuperación. Aquí en España, la legislación obliga, desde 1982, a que todas las actividades extractivas realicen trabajos de restauración. Así, en los últimos años, las técnicas de recuperación ambiental en nuestro país han evolucionado desde soluciones puramente ingenieriles o para mitigar el impacto visual, hasta la inclusión del concepto de restauración ecológica. Y es que, gracias a los avances tecnológicos, el entorno puede volver a ser igual después de una explotación minera e incluso, en algunos casos, mejor.

Pero hay también quien ha decidido aprovechar las infraestructuras mineras para darles una nueva vida. Muchos de estos espacios cuentan con un interesante patrimonio que se quiere recuperar para el turismo y lograr así otra vía para diversificar la economía de estas comarcas. Esta es otra de las interesantes posibilidades de futuro que abren los vestigios mineros antiguos como fuente de promoción y desarrollo. Porque las minas abiertas a los visitantes aportan recursos al sector y, a la vez, contribuyen a mantener el recuerdo de lo que supuso la minería para estas zonas.

El llamado turismo minero ha tomado impulso en los últimos años y podemos encontrar múltiples ejemplos en todo el mundo. En Misuri (Estados Unidos), los visitantes pueden explorar lo que queda de Bonne Terre, una de las primeras minas de plomo a gran profundidad de la historia. Este yacimiento se ha convertido hoy en una de las principales atracciones turísticas del estado. Los visitantes pueden reservar visitas guiadas a pie por las antiguas galerías donde los mineros excavaban hace más de un siglo. La parte inferior también se ha convertido en un parque acuático donde se practica, sobre todo, el buceo. Y, en el viejo continente, en la cuenca del Ruhr, por ejemplo, resulta extraordinario ver cómo se han recuperado todas las minas para su uso recreativo. Esta región de alemana tiene atractivos turísticos como la mina del Zollverein, que atrae a más de un millón de visitantes al año y es Patrimonio Mundial de la UNESCO desde el año 2001.

España tampoco se queda atrás en este tipo de iniciativas. Nuestro país cuenta, sin duda, con uno de los patrimonios mineros más importantes del mundo y, por eso, podemos encontrar también varios ejemplos exitosos. Asturias lidera la puesta en valor de este legado industrial, pero también destacan Castilla y León (concretamente la zona el Bierzo) y Andalucía. Y, aunque muchas personas lo desconocen, también es importante recordar que el Parque Natural de Cabárceno, el mayor atractivo turístico de Cantabria, fue originalmente una mina de hierro a cielo abierto.

 

El Entrego (Asturias)

En esta mina asturiana se ha instalado el Museo de la Minería y la Industria, donde es posible seguir, paso a paso, lo que ha significado a lo largo de los años el trabajo con el carbón en la comunidad. Esta experiencia se puede completar además visitando la Mina de Arnao, la explotación de carbón mineral más antigua de la Península Ibérica y la única mina submarina de Europa.

 

Las Médulas (El Bierzo)

Este extraordinario emplazamiento en el Bierzo leonés, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1997, ofrece la posibilidad de conocer los restos de la explotación minera romana relacionada con una importante extracción de oro. Considerada la mayor mina de oro a cielo abierto de todo el Imperio Romano, el trabajo de ingeniería que se realizó para extraer el material alteró considerablemente la morfología y el medio ambiente de la zona, dando como resultado un inusual paisaje de tierras rojizas cubierto de castaños y robles. Desde el Centro de Interpretación se organizan visitas guiadas.

 

Riotinto (Huelva)

Con más de 5.000 años de antigüedad, este carismático parque minero de Huelva está considerado como Paisaje Protegido. En la actualidad, permite no solo visitar una de sus principales minas a cielo abierto, sino también recorrer la zona en tren. Además, el parque minero, que se ha consolidado en los últimos 30 años como el primer destino de turismo industrial de España, ha diseñado estas navidades una innovadora oferta denominada “Riotinto, Marte en la Tierra” que incorpora elementos de turismo científico y divulgativo para dar a conocer las analogías que existen entre el planeta Marte y este rincón de Huelva de singulares características paisajísticas, mineralógicas, geoquímicas y microbiológicas.

 

Almadén (Ciudad Real)

Este parque minero, también declarado Patrimonio de la Humanidad, se dedicaba a la extracción de mercurio, y la mina real que se puede visitar se explotó en los siglos XVI y XVII. Cuenta con varios museos, además de una galería situada a 50 metros de profundidad a la que se puede acceder bajando en una jaula (el ascensor que utilizaban los mineros). Se accede a ella por el pozo San Teodoro, que conduce al famoso baritel del siglo XVIII. La salida al exterior de la mina se realiza en tren.

 


Los Colegios Oficiales de Ingenieros de Minas y de Ingenieros Técnicos de Minas, y el Ilustre Colegio Oficial de Geólogos de Asturias visitan el área de implantación del Proyecto Salave

 

  • Las entidades colegiales destacan “los criterios de sostenibilidad” con los que se ha desarrollado el proyecto.
  • Además, los citados colegios anunciaron que están organizando, junto con la empresa EMC, unas jornadas sobre minería e industria, que se celebrarán próximamente.

Tapia de Casariego, 2 de diciembre del 2021.- La compañía española Exploraciones Mineras del Cantábrico (EMC), cuyo proyecto de extracción de oro de Salave está sometido a evaluación medioambiental, ha acogido esta mañana la visita de los Colegios Oficiales de Ingenieros de Minas y de Ingenieros Técnicos de Minas, y el Ilustre Colegio Oficial de Geólogos de Asturias en el área de implantación del Proyecto Salave. Tras la visita las entidades colegiales han destacado “los criterios de sostenibilidad” con los que se ha desarrollado el proyecto.

Este encuentro también ha servido, además, para anunciar que se están organizando unas jornadas técnicas sobre minería e industria, en colaboración con EMC, que tendrán lugar en la Escuelas de Ingenieria de Minas, Energía y Materiales de Oviedo.

Jornadas sobre minería e industria

El objetivo de estas jornadas sobre minería e industria es poner en valor el papel del sector en el desarrollo socioeconómico local, así como trasladar a la sociedad los avances tecnológicos que permiten la puesta en marcha de proyectos respetuosos con el medioambiente. “La minería es nuestra profesión; una actividad económica respetable e histórica, que ha sabido adaptarse a las exigencias del mundo actual, empleando la innovación tecnológica para garantizar el respeto medioambiental, entre otras cuestiones” señala el director general de EMC, José Manuel Domínguez.

Para ello, contarán con la participación de expertos de primer nivel, de ámbito nacional e internacional, que compartirán conocimientos y casos de éxito de proyectos en diferentes países desarrollado y que reflexionarán, además, sobre la necesidad de salvaguardar una actividad económica esencial. “Es fundamental que la sociedad sea consciente de que la minería es una actividad necesaria para nuestro modo de vida actual, ya que todo lo que nos rodea sale de una mina” señalan desde las diferentes entidades.

Así, los profesionales del sector en Asturias, además de comenzar a preparar la organización de las jornadas, han podido conocer, todavía más de cerca, el Proyecto Salave, que supone un impulso socioeconómico para la zona, generando entre 150 y 200 puestos de trabajo directos y más de 1.000 indirectos, y una inversión inicial de más de 100 millones de euros en la comarca de Tapia y en el occidente asturiano. “Planteamos un proyecto nuevo y singular, respetuoso, innovador y que genere riqueza local y empleos de calidad”, añade José Manuel Domínguez.

Sobre EMC

Exploraciones Mineras del Cantábrico (EMC) es una compañía española, gestionada por un equipo de expertos profesionales españoles que, desde hace más de 30 años, dedican su actividad a la investigación, exploración y desarrollo de activos mineros de interés público, principalmente en España. Actualmente, centra su actividad en el yacimiento de oro de Salave (Asturias) y está comprometida en garantizar que cualquier propuesta de desarrollo se haga de manera ambientalmente responsable e incorporando las tecnologías más modernas y reconocidas. EMC es el actual propietario del 100% de los derechos mineros de explotación del yacimiento de Salave.


El Proyecto minero de Salave, de EMC, es compatible con el entorno, y no afectará a la calidad de las aguas

 

  • La compañía española EMC asegura que su propuesta elimina cualquier impacto o vertido sobre los cauces o aguas superficiales.
  • Para ello, propone la construcción de un emisario submarino alejado de la costa y a 17 m de profundidad que dirigirá las aguas del subsuelo hacía el mar, siempre en condiciones de calidad supervisadas y dentro de los márgenes legales.
  • El proyecto contempla un plan de control que medirá la calidad del agua tanto a la entrada como a la salida del emisario, bajo condiciones tuteladas y controladas por la propia administración.

Tapia de Casariego, 19 de noviembre del 2021.- La compañía española Exploraciones Mineras del Cantábrico (EMC), cuyo proyecto de extracción de oro de Salave está sometido a valoración de impacto medioambiental, recuerda que el plan propuesto no supone ningún riesgo de contaminación del medio acuático y, por tanto, es perfectamente compatible con otras actividades económicas que ya se desarrollan en Tapia y su entorno, como la pesca, la ganadería, la agricultura o el turismo.

Desde EMC plantean un proyecto innovador y respetuoso con el medio ambiente que presta especial atención a la gestión de aguas con la construcción de un emisario submarino que proteja los cauces terrestres y los ecosistemas asociados en sus desembocaduras, evitando vertidos de agua que pudieran afectar a su limitada capacidad receptora. El emisario propuesto, de forma similar a otros ya existentes en la zona, discurrirá subterráneamente desde las instalaciones principales del proyecto hasta su punto de vertido en el mar, a 800 metros de la costa y 17 metros de profundidad.

Esta instalación servirá para desalojar todos los excedentes de agua natural inalterada del subsuelo de Salave. Es decir, actuará de forma totalmente respetuosa con el medio y los espacios protegidos incluidos en la Red Natura 2000 y, por supuesto, no supondrá ningún riesgo para la salubridad o la utilización del agua. La construcción del emisario se desarrollará por perforación subterránea, con el fin de limitar al máximo posibles afecciones temporales al fondo marino y la superficie terrestre durante esta etapa.

Vertido de aguas limpias

El proyecto de minería sostenible de EMC contempla la extracción de las aguas subterráneas por bombeo para conducirlas después a través del emisario propuesto. Esas aguas, reiteran desde la compañía, “serán naturales y limpias” y, aunque se someterán a todos los controles periódicos pertinentes, no necesitarán tratamiento alguno para su evacuación, ya que no estarán en contacto con las actividades que se desarrollen en la mina.

Por otro lado, el proyecto también contará con plantas de tratamiento para las aguas propias de las labores mineras de interior, con el objetivo de reutilizarlas en tareas propias de la mina. En cuanto a las aguas superficiales procedentes de la lluvia serán igualmente tratadas según convenga antes de su reutilización dentro de la mina.

Además, el proyecto contempla un plan de control que medirá la calidad del agua tanto a la entrada como a la salida del emisario. Esta información estará abierta a la Administración, que tendrá la oportunidad de comprobarlo y realizar todas las comprobaciones que considere oportunas.

Sobre EMC

Exploraciones Mineras del Cantábrico (EMC) es una compañía española, gestionada por un equipo de expertos profesionales españoles que, desde hace más de 30 años, dedican su actividad a la investigación, exploración y desarrollo de activos mineros de interés público, principalmente en España. Actualmente, centra su actividad en el yacimiento de oro de Salave (Asturias) y está comprometida en garantizar que cualquier propuesta de desarrollo se haga de manera ambientalmente responsable e incorporando las tecnologías más modernas y reconocidas. EMC es el actual propietario del 100% de los derechos mineros de explotación del yacimiento de Salave.


El Ilustre Colegio Oficial de Geólogos de Asturias respalda el Proyecto Salave

 

  • Tras una reunión con la empresa en la que, tal y como señalan desde el ICOG, hubo “una activa participación de los representantes colegiales, quienes plantearon cuestiones relevantes”, valoraron de interés “la puesta en marcha de esta iniciativa que podría suponer la creación de más de 180 empleos directos.”.
  • Destacan su “apuesta por la modernidad de la tecnología a poner en marcha, la consideración por el medio ambiente y la diversificación económica, que supondrá una reactivación para el Occidente de Asturias”.

Tapia de Casariego, 3 de noviembre del 2021.- La compañía española Exploraciones Mineras del Cantábrico (EMC), cuyo proyecto de extracción de oro de Salave está sometido a impacto medioambiental, sigue sumando apoyos por parte del sector minero de Asturias. El Ilustre Colegio Oficial de Geólogos de Asturias (ICOG) apoya el proyecto de extracción de oro de Salave, tras una reunión con la empresa, en la que hubo una “activa participación de los representantes colegiales, quienes plantearon cuestiones relevantes en determinados aspectos sobre la información expuesta”, señalan desde el ICOG. Así, respaldan una iniciativa “que podría suponer la creación de más de 180 empleos directos”, apuntan.

“El proyecto cuenta con una inversión superior a los cien millones de euros. Apuesta por la modernidad de la tecnología a poner en marcha, la consideración por el medio ambiente y la diversificación económica, que supondrá una reactivación para el Occidente de Asturias. Del planteamiento expuesto se infiere el interés por conseguir el desarrollo de una minería sostenible” añaden desde el ICOG.

Así lo han defendido tras la reunión, por parte del Presidente y varios miembros de su Directiva, así como de representantes de la Delegación asturiana de la ONG de Desarrollo Geólogos del Mundo, con el Director General de EMC, José Manuel Domínguez. En ella, se dio respuesta a todas las cuestiones planteadas, y se trasladaron todos los detalles del Proyecto Salave, que se pretende llevar a cabo en la comarca de Tapia de Casariego, para la explotación del actualmente considerado como el mayor yacimiento aurífero de Europa Occidental.

Este nuevo apoyo, por parte del ICOG, se suma al de la Escuela de Ingeniería de Minas, Energía y Materiales de la Universidad de Oviedo y el de los Colegios Oficiales de Ingenieros de minas del Noroeste de España y de Ingenieros Técnicos de Minas del Principado de Asturias. Además, el proyecto cuenta con el apoyo de los sindicatos SOMA-FITAG-UGT y USO, como hicieron público recientemente.

La compañía EMC, en línea con su estrategia de transparencia y colaboración con todos los agentes sociales, continúa impulsando las visitas a las diferentes instituciones para presentar el Proyecto Salave. Así, en las últimas semanas ha recibido apoyos del sector universitario, de colegios relacionados con el sector minero, y también del ámbito laboral. Todos ellos refuerzan el Proyecto Salave, que supone un impulso socioeconómico para la zona, generando entre 150 y 200 puestos de trabajo directos y más de 1.000 indirectos, y una inversión inicial de más de 100 millones de euros en la comarca de Tapia y en el occidente asturiano.


La Escuela de Minas y los Colegios de Ingenieros y de Ingenieros Técnicos de Ingenieros de Minas muestran su apoyo al Proyecto Salave

  • Las tres entidades públicas respaldan el proyecto de extracción de oro de Salave, presentado por la compañía española Exploraciones Mineras del Cantábrico.
  • Los sindicatos SOMA-FITAG-UGT y USO, tras reunirse con la empresa, también defendieron en sendos comunicados el papel de la minería metálica en el desarrollo socioeconómico de Asturias.

Tapia de Casariego, 23 de octubre del 2021.- La compañía española Exploraciones Mineras del Cantábrico (EMC), cuyo proyecto de extracción de oro de Salave está sometido a impacto medioambiental, cuenta con el apoyo del sector minero de Asturias. Concretamente, de la Escuela de Ingeniería de Minas, Energía y Materiales de la Universidad de Oviedo, y también de los Colegios Oficiales de Ingenieros de minas del Noroeste de España y de Ingenieros Técnicos de Minas del Principado de Asturias, respaldando el Proyecto Salave, que cuenta también con el apoyo de los sindicatos SOMA-FITAG-UGT y USO, como así lo hicieron público en las últimas fechas.

“Aprovechamiento racional y eficiente de los recursos”

La Escuela de Minas explica, a través de sus redes sociales, que ha defendido que la actividad extractiva en España es la que “más leyes tiene, con 112”. Por eso es un “país pionero” a la hora de aplicarlas. Asimismo, destaca que “aún no existen alternativas completamente viables para sustituir a la minería” y por eso se ha planteado el concepto de “minería sostenible” que es, según afirman, “en el que se encuentra el proyecto de EMC con el Proyecto Salave”.

La Escuela entiende que la propuesta presentada por la compañía minera plantea “un aprovechamiento racional, ordenado y eficiente de los recursos del subsuelo” que “busca minimizar el impacto sobre el entorno al tiempo que se maximiza su contribución social y económica”. Es decir, “promueve un desarrollo local basado en la sostenibilidad económica, la social y la ecológica”, añaden.

Afirman también que el desarrollo sostenible descansa en un “delicado equilibrio”entre tres  pilares: “la sostenibilidad económica (crecimiento económico), la social (equidad social) y la ecológica (protección ambiental)”.

“Minería Metálica Sostenible”

Por su parte, el Colegio Oficial de Ingenieros de Minas también mostró su apoyo a EMC tras la presentación del proyecto realizada en su sede, en la que estuvo presente su decano, Juan Jose Fernández. En una nota publicada en sus redes sociales destacaron que la actividad que va a realizar EMC “será sostenible y respetuosa con el Medioambiente, de la cual se obtendrá un concentrado de mineral con mayor contenido en oro, el cual ya será el producto de valor comercial”.

En este sentido, reiteraron que “dicha actividad cuenta con un apoyo total por parte del Colegio”. Asimismo, enumeran los “pilares básicos” de esta operación minera que, según aseguran, son: “deposición de agua limpia al mar a través de un emisario que garantizará la protección de las aguas subterráneas, restauración progresiva con relleno total, plan de restauración ambiental con recuperación de los usos actuales de los terrenos al final de la vida útil de la mina y una operación respetuosa, innovadora y que genera riqueza local y empleo de calidad”.

Modernidad de la tecnología, respeto al medioambiente y diversificación económica”

Por su parte, el decano del Colegio de Ingeniero Técnicos de Minas, Augusto Suárez y varios miembros de su directiva se reunieron el pasado miércoles de forma telemática con el principal ejecutivo de Exploraciones Mineras del Cantábrico, José Manuel Domínguez, para conocer pormenorizadamente el Proyecto Salave.

Los integrantes del colegio, mediante un comunicado emitido al final de la presentación, valoraron “muy positivamente” la puesta en marcha de esta iniciativa “que podría suponer la creación de más de 180 empleos directos a partir del próximo año y cuenta con una inversión superior a los cien millones de euros”.

El proyecto destaca por “la modernidad de la tecnología que pondrá en marcha, el respeto por el medioambiente y la diversificación económica que puede suponer para el Occidente de Asturias. Un ejemplo de minería metálica sostenible”, aseguraron.

“Compatible con las actividades que se desarrollan en la zona”

Desde el sindicato SOMA-FITAG-UGT, en la nota de prensa emitida, considera “muy destacable” del proyecto “el empleo de elementos naturales y no agresivos, excluyendo la necesidad de utilizar productos cianurados a lo largo de los mismos”. Además, defienden la compatibilidad del mismo con otras actividades económicas de la zona “como el turismo o la agricultura, ya que los trabajos en superficie se harán dentro de naves industriales, como las que hay en los alrededores, y que desmontarán posteriormente; además de no generar vertidos a cauce terrestre, lo que añade puntos fuertes y destacables del proyecto”.

Entienden que la “minería metálica moderna se caracteriza por una actitud responsable para garantizar la sostenibilidad”.

Mientras, la delegación de la Federación de Industria de USO, que visitó la zona para conocer el proyecto, destaca en su comunicado que “apoya el proyecto” por “sus objetivos de conservación medioambiental y de generación de empleo”.

Estos apoyos del sector universitario, de colegios relacionados con el sector minero, y también del ámbito laboral, refuerzan el Proyecto Salave, que supone un impulso socioeconómico para la zona, generando entre 150 y 200 puestos de trabajo directos y más de 1.000 indirectos, y una inversión inicial de más de 100 millones de euros en la comarca de Tapia y en el occidente asturiano.


¿Cuáles son las necesidades de la minería subterránea?

Como sabemos, la minería subterránea es aquella que se dedica a la explotación de los recursos debajo de la superficie terrestre. Al tratarse de una actividad que se produce debajo de la tierra, existen una serie de componentes específicos y cruciales que este tipo de minas tienen en común y que determinan su mayor dificultad de desarrollo, su ejecución y unos mayores costes de operación.

 

Las necesidades

  • Los pozos de ventilación. La eliminación de humos y gases del laboreo se realizan a través de los pozos de ventilación, lo que, además, mantiene el aire en buenas condiciones para las personas.
  • Rutas de escape y evacuación. Los criterios modernos para garantizar las mejores condiciones de trabajo y la seguridad de las personas exigen que los ámbitos cerrados estén dotados en caso de incidencias excepcionales.
  • Túneles de transporte del mineral. El mineral extraído tiene que llegar al exterior, por lo que, los túneles para transportarlo son de vital importancia, pues, si no, el trabajo no serviría de nada.
  • Sistemas de sostenimiento y geotecnia que protejan a los trabajadores y los equipos. Al desarrollarse en un medio cerrado, asegurar la integridad del área de trabajo y extracción es totalmente indispensable y de ello se encargan los mecanismos de sostenimiento y los sistemas geotécnicos.
  • Desagüe, gestión y tratamiento adecuado del agua. Es función primordial de la actividad subterránea evitar la acumulación de agua en el entorno del laboreo pues impediría el mismo. Por ello, el agua se gestiona de manera continua para asegurar su calidad, cantidad y reciclado a través de un tratamiento adecuado.
  • Sistemas de comunicación. Mantener un buen flujo de información adecuado entre la superficie y todos los niveles interiores de la mina es necesario para asegurar el funcionamiento óptimo de la actividad y la seguridad de la misma.

Las necesidades de una minería subterránea son muy diferentes a las que podemos tener en una minería a cielo abierto. Como ya os hemos contado en otras ocasiones, este tipo de extracción nos ofrece ciertas ventajas como la reducción del impacto, la reducción del uso de explosivos, periodos de explotación más largos o un mayor respeto medioambiental. Entre las desventajas más frecuentes, nos encontramos con que este tipo de minas requieren una mayor inversión económica por las necesidades de una excavación restringida, el incremento de las medidas de protección y el mantenimiento de los sistemas de ventilación. En definitiva, todas las necesidades que tenemos aumentan considerablemente el presupuesto, ya que, la metodología particular de este tipo de actividad requiere medidas de control y seguimiento excepcionales y específicos para asegurar una operación segura y en las mejores condiciones de trabajo.

La realidad: no hay dos minas iguales. Las aplicaciones tecnológicas y las decisiones básicas sobre el diseño y el método de minería se basan en diferentes cuestiones, como puede ser el tipo de mineral que se extrae, la orientación del yacimiento, las características geológicas del subsuelo o la protección del medio en el que se desarrolla. Pero, lo importante es que, hoy en día, los sistemas de mecanización y automatización modernos permiten optimizar y minorar todos estos riesgos.


La restauración y rehabilitación de las minas en la minería moderna

Hoy, gracias a los avances técnicos y científicos, es posible resolver satisfactoriamente los desafíos complejos de la minería ligados a la sostenibilidad y las demandas legales y sociales. Mediante la innovación, podemos reducir o eliminar los impactos de la actividad, logrando recuperar los lugares que se hayan utilizado para la extracción de diferentes recursos naturales. El entorno puede volver a ser igual después de una explotación minera e, incluso en algunos casos, el entorno natural de las superficies restauradas puede ser mejor que el existente antes de iniciar la explotación, generando nuevos hábitats naturales. Gracias a los avances tecnológicos, se puede reconstruir la huella de la actividad de una mina con un sistema natural más diverso y controlado.

 

Aunque es cierto que cada explotación minera precisa de un plan de actuación preciso y específico, por lo habitual, el proceso final de la rehabilitación de minas y canteras se da en tres fases:

 

1.Remodelar la geometría mediante materiales propios previamente apilados y conservados. Las explotaciones suelen tener pendientes acusadas que dificultan la rápida colonización de la vegetación por lo que la remodelación de su topografía resulta fundamental para conseguir la máxima reconstrucción de la zona.

2.Sellar las superficies según el caso y los requerimientos.

3.Suministrar la tierra vegetal adecuada como soporte necesario de la nueva vegetación. Una vez la tierra se vuelve cultivable, se siembran las semillas más acordes a las necesidades de la zona.

 

En nuestro país se han llevado a cabo numerosas restauraciones con este modelo. La restauración geomorfológica es quizás una de las más utilizadas, pero siempre es importante adaptar el método para cada tipo de explotación. Las que más destacan en la actualidad, tanto por el impacto positivo como por la grandeza de la recuperación, son dos:

 

  • La mina de Meirama ha sido explotada desde 1980 hasta 2008. Una vez finalizada su explotación se apostó por la protección ambiental de la zona, con un plan de rehabilitación del lugar de 60 millones de euros. Después de realizar los estudios necesarios y después de 8 años llenando el lago con 150hm³ de agua procedente de arroyos de cabecera, hoy podemos decir que la mina de Meirama se ha convertido en el primer lago artificial capaz de abastecer un núcleo de población grande. Además, 730 hectáreas han sido reforestadas con 450.000 árboles plantados en la zona. Se trata de un gran ejemplo de rehabilitación de una cantera mina que se ha convertido en un espacio natural biodiverso y con unos resultados excepcionales.

 

  • La mina de As Pontes fue en su día la mayor explotación a cielo abierto de la península ibérica. La mina se mantuvo activa hasta 2007 y, ya en 2008, se empezó a llevar a cabo la inundación controlada del hueco minero, un proceso que perduró hasta 2021. Esta recuperación dio lugar a uno de los mayores lagos artificiales de Europa y un enorme enclave natural de gran riqueza ecológica. En total, fueron rehabilitadas 2.400 hectáreas.

 

La duración media actual de los proyectos mineros en España es de entre 10 y 25 años, con algunos de mayor duración. Todas las explotaciones iniciadas hace más de 25 años disponen de un plan de explotación y restauración inicial aprobado por la autoridad competente ya que la Ley lo exige para iniciar las explotaciones, además de importantes garantías económicas externas para asegurar la ejecución y cumplimiento de los planes de restauración aprobados. Así, se promueve el desarrollo completo de la explotación, potenciando la generación de riqueza para la comunidad y su entorno durante el periodo de vida útil de la mina, lo que contribuye al desarrollo económico de las comarcas en la que estén implantados y asegurando que la restauración planteada se llevará a cabo en cualquier circunstancia.


4 ejemplos de restauración minera en España

Desde hace algunos años los proyectos mineros incluyen en su diseño y desarrollo y como parte consustancial de los mismos, los Planes de Restauración que determinan a priori el estado que adoptarán las áreas modificadas por la actividad minera una vez finalizada esta.

Habitualmente las propuestas de restauración se desarrollan de manera paralela y progresiva con el avance de la explotación, de modo que se equilibren las afecciones con la rehabilitación y se pueda controlar la evolución y bondad de las soluciones expuestas.

El principio fundamental que rige la rehabilitación de los espacios mineros es la recuperación de los usos originales, pero con absoluta frecuencia se desarrollan y generan hábitats de flora y fauna, que contribuyen de manera significativa a la biodiversidad del entorno.

El Plan de Restauración es además un compromiso, de la compañía promotora de la explotación, para asegurar la correcta adecuación de las áreas afectadas una vez finalizados los trabajos mineros. Esta adecuación se garantiza además con los pertinentes avales financieros determinados por la administración.

Entre los miles de explotaciones mineras que en España y Europa desarrollan su actividad con planes de explotación y restauración debidamente planificados, autorizados y gestionados os dejamos algunos ejemplos de especial significación:

Los ejemplos presentados corresponden a minas a cielo abierto, pues su afección es de mucha mayor magnitud e intensidad. No obstante, existen también numerosos ejemplos de explotaciones subterráneas cuyo menor impacto también es gestionado por Planes de Restauración adecuados y con los mismos objetivos que los presentados.

1. Meirama (A Coruña)

Ubicada en la provincia de A Coruña, Meirama oculta una antigua mina de lignito pardo bajo su gran lago. En 2008 comenzaron los trabajos de regeneración de la zona y el hueco dejado por la mina fue ocupado por un lago de más de 300 metros de profundidad y 2 kilómetros de longitud. La empresa encargada realizó una intervención en más de 1000 hectáreas, incluyendo el lago artificial.

Hoy en día el lago está considerado una de las principales reservas hídricas de Galicia y abastece a más de 400.000 hogares del área metropolitana de A Coruña, tras la minuciosa gestión y control de su calidad.

© Fotografía de Naturgy con fines puramente informativos

2. Centro minero Peñarroya (Córdoba)

Perteneciente a la provincia de Córdoba, el centro minero estuvo en uso durante más de 50 años hasta 2010, desarrollándose extracciones subterráneas y a cielo abierto. Los trabajos de restauración se plantearon para que las explotaciones a cielo abierto pudiesen generar superficies de terreno estables integradas en el paisaje, que pudieran dedicarse a un uso productivo, intentando restablecer la función del ecosistema preexistente. Se trató el subsuelo mediante descompactación para permitir las infiltraciones de agua y la penetración de las raíces una vez vertida tierra vegetal por la zona. Se replantaron árboles y arbustos. Los huecos resultantes se convirtieron en lagos artificiales rodeados por vegetación por los que ahora transita fauna acuática.

3. Emma (Ciudad Real)

Situada en Puertollano, y activa durante 40 años hasta 2015, es una antigua mina de carbón a cielo abierto reconvertida en zona de cultivo fundamentalmente olivar. Los trabajos de restauración comenzaron en 1981, simultaneados con el al trabajo extractivo, minimizando, de este modo, la ocupación de la mina.

Gracias al trabajo de recuperación se han obtenido 669 hectáreas destinadas a cultivos de cereales y pastos, 126 hectáreas de cultivo de 27.950 olivos y frutales, 104 hectáreas de vegetación autóctona y 36 hectáreas ocupadas por un lago y zonas de humedales.

4. As Pontes (A Coruña)

Esta antigua mina de carbón, en activo desde los años cuarenta hasta 2007, es una referencia, por su contenido y magnitud, en cuanto a regeneración. Desde 1985, el programa de restauración comenzó centrándose en la escombrera exterior, procediendo con una remodelación del paisaje y la construcción de una cubierta vegetal. La restauración acompañó la actividad de la mina hasta su cierre, adecuando las características fisicoquímicas de los sustratos, recuperando y tratando el sustrato vegetal e implantando la cubierta vegetal. Todo ello gestionado a través de un mantenimiento sistemático.

El espacio que ocupaba el antiguo hueco de la mina se ha convertido en el mayor lago de España, con 865 hectáreas y 547 hectómetros cúbicos de agua. Se han regenerado zonas de bosque y matorral, con la aparición de varias charcas complementarias al lago, donde se han implantado de forma natural la flora y fauna acuáticas autóctonas, gracias a su integración en el entorno. El espacio es, además, una zona recreativa donde se practican deportes acuáticos, con zonas de baño y recreo.

Se han identificado 217 especies vegetales y 205 especies de animales vertebrados, convirtiéndose en un espacio de reconocida riqueza biológica.

La finalidad de la restauración minera no es otra que devolver los terrenos a su estado natural previo a la intervención, mejorándolos incluso, con la creación de nuevos ecosistemas adaptados a las necesidades del entorno.

Existen multitud de ejemplos, y cada vez son más los que podemos tomar como referencia de buenas prácticas en regeneración. Todos ellos demuestran el compromiso real de la minería con la sociedad, fortaleciendo las zonas en las que se asientan y aportando valor añadido a todas las partes interesadas.

La minería sostenible va más allá de la propia actividad extractiva, comprometiéndose con el entorno, el ecosistema, y la preservación del futuro.

 


La minería sostenible y responsable

Cada vez más la industria minera busca mantener la sostenibilidad en sus actividades planificando e integrando criterios ligados a la sustentabilidad bajo una amplia normativa específica y utilizando guías complementarias como la norma UNE 22480:2019. Esta norma, desarrollada en España por el Subcomité 3 “Gestión Minera Sostenible” del Comité Técnico de Normalización CTN 22, y pionera a nivel mundial, especifica los requisitos para un sistema de gestión minera sostenible.

El sector minero en Europa ha avanzado hasta alcanzar la excelencia en cuanto a su responsabilidad con el territorio, garantizando la compatibilidad de las explotaciones con el resto de las actividades productivas, con la preservación ambiental del entorno y la restauración y reintegración de las áreas operativas al paisaje natural o a sus usos previos. Por ello, cada vez son más los casos y ejemplos de minería sostenible como referencia de la contribución a la sostenibilidad de las expectativas de las sociedades durante su desarrollo.

 

¿Qué es la minería sostenible?

El desarrollo de una minería sostenible va más allá de la propia actividad extractiva. Abarca aspectos como el desarrollo económico, la protección del medio ambiente, el respeto a las comunidades colindantes, la seguridad y eficiencia en el uso de los recursos económicos. Algunas de las actividades que son sustanciales en el desarrollo de una explotación minera, incluyen: La gestión eficiente y eficaz de los drenajes de la explotación, la gestión energética sostenible, la utilización controlada de los recursos hídricos del entorno, así como el uso de los demás recursos eficientemente, promoviendo el reciclaje y la reutilización. Todas estas medidas forman parte de un desarrollo global de la minería de forma eficiente y efectiva, pero siendo siempre conscientes, respetuosos y responsables con el entorno.

La normativa por la que se rigen las mineralurgias sigue los pasos de los Principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, así como las directrices de la OCDE para empresas multinacionales, los principios rectores sobre empresas y derechos humanos de las Naciones Unidas o las normas de desempeño sobre sostenibilidad Ambiental y Social (IFC Banco Mundial).

Y es que las actividades mineras contribuyen al desarrollo del entorno en el que se encuentran. Por ello, es fundamental planificar la actividad desde un punto de vista sostenible para asegurar las necesidades actuales, de las sociedades y el entorno que las rodea, sin comprometer a las de generaciones futuras.  De esta forma, la industria extractiva en Europa puede ayudar a la conservación de la biodiversidad. Son treinta mil las explotaciones mineras en Europa, y casi un cuarto se encuentran en espacios protegidos, apoyando no solo a la conservación del entorno, si no que gestionan de forma adecuada los recursos extraídos.

La Comisión Europea ha publicado una guía sobre la realización de actividades extractivas no energéticas de conformidad con los requisitos de Natura 2000. En ella, se muestran algunos ejemplos de buenas prácticas en este aspecto. La elección de los casos tiene que ver con una serie de aspectos como: contribución positiva a la biodiversidad, planificación de los minerales, medidas de mitigación, recuperación, actividades extractivas en zonas marinas, supervisión e indicadores y cooperación con autoridades competentes y partes interesadas.

Ejemplos de minería sostenible

  • Tarmac, en Reino Unido, ha llevado a cabo planes específicos para la conservación de la biodiversidad y su integración en la explotación de la cantera.
  • Heidelberg Cement, en Alemania, ha publicado unas normas a seguir por todas sus zonas de extracción y ha confeccionado planes de gestión de la biodiversidad para todas ellas.
  • Una empresa extractiva alemana ha elaborado, junto a una organización para la conservación de la naturaleza, una guía sobre buenas prácticas para la conservación del búho real en sus canteras. Incluye recomendaciones como la utilización de trituradoras hidráulicas en vez de voladuras o crear zonas de anidamiento artificiales.
  • El caso de una mina de oro en Finlandia que estudió el impacto ambiental y los valores naturales de la zona, descubriendo que el mamífero más importante de la zona era una especie protegida de ardilla voladora. El hábitat de la ardilla comprendía una serie de árboles que debían estar conectados, por lo que la zona de trabajos a cielo abierto o los cortafuegos no debían pasar por aquí. El horario nocturno de la especie permitía la actividad diurna de la mina.

 

Gracias al asesoramiento de expertos y a la adaptación de las técnicas de trabajo, es posible proteger el hábitat y la biodiversidad del entorno, cuestión que se realiza concienzudamente por las empresas españolas. Existe una normativa muy exigente y rigurosa en España y un estricto control medioambiental de los proyectos mineros, que exigen estudios de impacto muy detallados y avales financieros para asegurar la rehabilitación prevista de los espacios ocupados con posterioridad a la explotación, cualquiera que sea el desarrollo de la misma.

La actividad minera moderna tiene un compromiso total con la sostenibilidad, el ecosistema y la preservación del futuro. Las compañías mineras contribuyen al desarrollo del país fortaleciendo las zonas en la que se asientan y apoyando los valores del entorno. Esto significa en la actualidad, minería sostenible.